octubre 27, 2013

Un instante. Un lugar.

Las nubes apretándose unas contra otras ideando una cubierta mate. El blanco extendiéndose hasta acabar deshilachándose en filamentos de algodón rosa. Veintiocho huesos formando una red inestable. En ella pequeños triángulos gris marengo emulando el movimiento de un acordeón. No sé cuál es el nombre exacto de todo esto. Ni siquiera si vale la pena pensar en ello. Es solo un instante. Son varios nudos. Lo sabido y una tierna emoción inesperada. Ojalá pudiera quedarme allí algo más de tiempo. Aunque hoy es un recuerdo. Algo así como las calles de una ciudad tras un bombardeo. He despertado con frío. Llueve.

Safe Creative #1209052292152

2 comentarios:

  1. Lugares...Recuerdos... Y una soledad que acompaña casi la mitad de nuestras vidas. He viajado solo muchas veces y siempre encuentro algo parecido: escenas vivas, confusas y melancólicas o apagadas y si vida. Nunca he acabado de encontrarme en esos viajes. Es la vida al desnudo, despojada de todo romanticismo. La vida tal cual...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A veces es mejor no pensar , no saber, solo quedarnos ovilladas en ese instante mientras haya una tierna emoción que nos conmueva, aunque al final tiriten los sentidos. Bello! Un abrazo!

    ResponderEliminar