agosto 21, 2013

Ritmo circular

I desire the things which will destroy me in the end. Sylvia Plath.



Un impulso patético. Un espasmo hambriento entre la podredumbre. Setenta latidos por minuto. La noche te arrastra. Aliento de vísceras y alguna que otra metáfora. Reconoces fragmentos de ti entre los restos. Incandescentes. Hirientes. Al empequeñecerse titilan animales y la pena cae. Piel abajo. El aire se estrangula en fibras rugosas como un arrullo lento y dorado y la confusión desciende salvaje. Acudes. Una vez más. Como un halcón apresurándose sobre el frío. Y de pronto todo adquiere la quietud del blanco. Un par de granos de arroz en la palma de tu mano. Suficiente para no decirle adiós a la noche. 
Safe Creative #1209052292152





3 comentarios:

  1. La abstración siempre encuentra su voz en tus letras. Leerte es como hojear pensamientos, como navegar en un sueño, en un mar que cambia de estado, de forma y color. Leerte resulta como observar una pequeña escena de verdad y ficción. No es posible imaginar los rostros o el aspecto de quienes describes, sin embargo es imposible no ver reflejado nuestro propio huracán interior en tus narraciones.

    ResponderEliminar
  2. Impecable!!! Casi no estoy por el mundo bloguero, pero regreso a la calidad de sus letras, que no abundan por estos rumbos.La felicito. Me reconozco en ellas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Cuando la miseria y el desánimo se adentran en las menbranas de un cerebro cansado, harto de dembular sin sentido por territorios que le vuelven la espalda, sin nada que contar, se alcanza un punto muerto y de ahogo celular del que es difícil salir, y en el que de forma incomprensible un ser es capaz de eternizarse, subsistiendo tan solo con un par de granos de arroz y aveces ni siquiera eso... Es un estado en el que uno parenta estar vivo, pero en realidad se encuentra en estado latente de muerte preanunciada...

    UN abrazo.

    ResponderEliminar